Globedia


Para los muy viajeros, mejor perros pequeños

04/04/2013 - Blog 20 minutos - Animales en adopcion

Lo he contado muchas veces, yo suelo preferir los perros medianos o grandes, antes que los de pequeño tamaño. Normalmente los pequeños tienen más éxito, se adoptan más rápido y tienen más suerte en sus adopciones. Pero los medianos y grandes me parecen de carácter más equilibrado por una cuestión de lógica y selección natural. Un perro físicamente poderoso era necesario poder manejarlo con seguridad sin usar la fuerza física. Por tanto aquellos que eran agresivos con los seres humanos o incontrolables eran descartados (durante miles de generaciones humanas acababan en la cazuela). En cambio se es más tolerante con un perro pequeño que se puede controlar con poco ejercicio de fuerza y cuyos gruñidos no amedrentan a nadie.

También he defendido siempre que a partir de unos quince kilos un perro es más versátil como compañero. Por ejemplo para niños es preferible un perro al que si abrazan con demasiada intensidad no se duela demasiado o si quieres salir a hacer deporte con él aguante el ritmo.

En última instancia todos tenemos nuestras preferencias personales. Y a mí me gustan los perros más bien grandes.

Pero reconozco que un perro pequeño tiene a veces sus ventajas.

La gente cuando digo eso normalmente piensa en la convivencia con un animal en un piso pequeño. Y no es eso. Un perro pequeño que sea nervioso puede hacerse notar mucho más en un piso que uno grande y tranquilo con complejo de alfombra. Conozco casas con un perro pequeño que parece que tienen cuatro perros en lugar de uno. Y casas en las que hay un perro grande pero no te enteras casi de que existe.

La principal ventaja que le veo a tener perros pequeños es si tienes que viajar a menudo con ellos.

Recuerdo hace años a la cantante de ópera Ainhoa Arteta contar en una entrevista en televisión que tenía un perro grande, que le gustaban los perros grandes, pero que cuando murió compró uno mini porque sufría muchísimo en los viajes de avión. Un perro grande debe viajar en bodega. Algo poco agradable. Requiere estar tiempo antes, darle tranquilizantes, meterle en un transportín que indique que hay un animal vivo con flechas que indiquen la posición correcta y cruzar los dedos y sufrir durante todo el viaje por tu animal. Todos los años hay casos de perros muertos, perdidos o dañados en vuelos y aeropuertos.

En cambio si viajas mucho en avión, un perro pequeño puede ir en su transportín contigo en cabina.

Y en los hoteles y restaurantes muchas veces ponen impedimentos para admitir perros grandes pero no si el perro es pequeño. A mí me resulta incomprensible y hasta discriminatorio. Los posibles destrozos dependen de la educación del animal y no de su tamaño. Pero ahí está.

Así que reconozco que si tuviera que viajar con frecuencia optaría por adoptar un perro pequeño, como Puchi:

image image image image

A Puchi lo encontraron en Alcantarilla (Murcia) sentado en la puerta de una casaporque había dentro una perra en celo. Llevaba como un mes por el barrio solito buscando comida.

Lo recogí y lo metí en mi casa con mis animales y se portó genial tanto con los gatos como con los perros. Pesa exactamente 3, 850kg. Es muy cariñoso y tranquilo. Pasea super bien con correa. Sólo he conseguido para él una acogida en una casa de campo donde hay unos cuantos perros por lo que no podrán prestarle toda la atención que se merece. Puchi necesita un hogar en el que sentirse querido y dar todo el amor que tiene. Ayúdale a encontrarlo.

Se entrega desparasitado, castrado, vacunado, chip y cartilla.

Contacto: monica@protectoraparraga.org

Compartir

Otras noticias de Sociedad